Conjunto Monumental de Zarza la Mayor

LA VILLA QUE RESURGIÓ DE SUS CENIZAS

La sucesión de diversos acontecimientos a lo largo de la historia han imprimido en la localidad un claro carácter fronterizo. A pesar de haber sido asediada en varias ocasiones, Zarza la Mayor cuenta con un conjunto monumental muy completo.

La historia de la localidad está ligada a su situación fronteriza y a las difíciles relaciones que en otros tiempos existieron con el país vecino. Las continuas guerras entre ambos países obligaron varias veces el exilio de sus habitantes y el pueblo ardió hasta en cuatro ocasiones. La férrea resistencia que los zarceños ofrecieron ante los diversos intentos de ocupación hizo que Felipe IV, a mediados del s.XVII otorgara el adjetivo de «la Mayor» a la Zarza como reconocimiento al heroísmo mostrado.

Entre sus monumentos destaca el Castillo de Peñafiel, fortaleza de origen árabe conocida con el nombre de Racha-Rechel (la roca de Rachel), en alusión a la enorme peña en el desfiladero del Erjas sobre la que se asienta. Hoy en ruinas, este castillo de leyenda adquirió una importancia tal que llegó a convertirse en Encomienda de la Orden de Alcántara y en verdadero símbolo de la villa.

Dentro de la localidad destacan lugares como la Casa de la Encomienda o Palacio del Comendador (s. XIV), la iglesia de San Andrés Apóstol (s. XVII),  las ermitas de San Juan (siglo XVII), Ntra. Sra. del Castillo (s, XV), San Bartolomé (siglo XV), el edificio de la Real Fábrica de Seda (s. XVIII), sobre el que se asienta actualmente la Casa Consistorial, o la emblemática “Fuente Conceja”, de época medieval y declarada bien de interés cultural en la categoría de monumento. 

¡TE PUEDE INTERESAR!